lunes, 5 de octubre de 2020

TE LLAMABA PRINCESA

Te llamaba princesa
llenando tus días de caramelos
que tu, golosa y hambrienta
de mundo consumías.
Los zapatos de tacón
te hacían crecer,
pintabas la sonrisa de carmín
rosa, como no,como tu vida
y de pronto,
tu barriga se hinchó a la vez que tu cara.
El principe se convirtió
en ese sapo que escupía veneno,
sus tiernas manos
mudaron a verdugo
que te ahogaba
que te arrinconaba
en esa pared blanca donde perdiste
la inocencia,
donde un día tu sonrisa se partió en dos,
donde tu nariz, tu boca
ya no era de carmín rosa
era de rojo pasión,
esa pasión que te llevó a equivocarte
porque princesa, lo tuyo ya no era
cosa de dos,
lo tuyo era tuyo y él
traspasó los límites
en una aciaga noche
donde tus gritos se confundían.
Retaste al destino dando un paso adelante
plantaste cara por ese corazón
que ya latía en ti
y donde tu último pensamiento
antes de dejar de sufrir
fué para Judas Iscariote.
 
La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

 

3 comentarios:

  1. Es desgarrador, un poema triste y duro, ninguna mujer debería sufrir tamaños abusos. Ojalá no le pase a nadie, pero me temo que es un deseo perdido. Habría que condenarlos a cadena perpetua

    ResponderEliminar
  2. Tremendo relato que hace doler el alma con el sufrimiento de tantas mujeres. Besos

    ResponderEliminar

TE LLAMABA PRINCESA

Te llamaba princesa llenando tus días de caramelos que tu, golosa y hambrienta de mundo consumías. Los zapatos de tacón te hacían crecer, pi...